lunes, 4 de marzo de 2013

Capítulo 39.

(Carol)

Dos semanas faltaban para verle de nuevo. Sí, llevaba tachando los días en el calendario desde que se fueron, era inevitable echarle de menos.

Llevaba esas dos semanas buscando trabajo y por suerte, ayer me llamaron para una entrevista en una tienda de música del centro de Londres. Me cogieron y hoy empezaba, trabajaría como dependienta solo por las mañanas de lunes a viernes y quizás algún sábado.

Me desperté sin necesidad del despertador ya que mi primo rondaba por la casa y era bastante ruidoso. Me levanté y fui al baño, no sin antes tachar otro día más en el calendario, no me había dado cuenta de que era viernes 14 de febrero. Escuché el timbre mientras me metía en la ducha y grité para que Rober bajara a abrir. Me duché tranquilamente y salí envuelta en una toalla. Me sequé el pelo y lo dejé suelto, luego me maquillé un poco como solía hacer siempre y fui a vestirme a mi habitación. Escogí unos pantalones negro pitillo y una camiseta rosa de media manga a juego con las converse. Algo sencillo y cómodo para pasar de pie toda la mañana. Bajé a desayunar con mi primo que ya estaba en la cocina.

- Acaban de traer esto para ti.-dijo dándome un enorme ramo de rosas rojas en cuanto entré en la cocina.- Es San Valentín, ¿recuerdas?-
- Claro que lo sé, no soy idiota.-dije cogiendo las flores, me las llevé a la nariz para aspirar su olor.- Son preciosas.-sonreí cogiendo la tarjeta que había dentro y dejé las flores sobre la mesa. Me senté a desayunar mientras leía lo que ponía.

“¡Felíz día de San Valentín, pequeña! Es una pena que nuestro primer día de los enamorados lo vayamos a pasar separados pero ya lo celebraremos en condiciones cuando vengas a verme a Dublín. Aunque…¿sabes una cosa? No creo que sea necesario tener un día marcado en el calendario para decirle a esa persona de la que estás enamorado todo lo que la quieres, yo te lo he repetido en muchas ocasiones ya pero por si acaso lo diré una vez más, por si todavía no te queda claro o algo parecido: ¡TE QUIERO! Nos vemos en Dublín, pequeña (y futura Tomlinson) xx Lou.”

Terminé de desayunar con una sonrisa imborrable en mi cara. ¿Podía haber alguien más perfecto que él en este mundo? No. Estaba segura al cien por cien.

- ¡Me voy! –gritó mi primo y después escuché que se cerraba la puerta. Miré el reloj, debería salir ya de casa o llegaría tarde y no quería causar una mala impresión el primer día.

Cogí mi bolso, me puse el abrigo y salí de casa. Me metí en el metro mientras iba escuchando música con mi ipod, tres paradas después ya estaba en el centro, me bajé y caminé unos cinco minutos hasta la tienda. El cierre aun estaba medio bajado así que di un par de golpecitos para que me oyeran y a los pocos segundos apareció la dueña, una señora de unos cuarenta años, aunque según me había dicho ella no solía estar por allí, solo pasaba de vez en cuando para echar un vistazo y tendría un compañero o compañera que aun no conocía. Al rato, apareció un chico rubio, algo más alto que yo, pidiendo disculpas por llegar tarde.

- Carol, él es Matt, tu compañero.-nos presentó Denise.
- Encantada.-dije tendiéndole la mano y él la estrechó sonriéndome.
- Enséñala como va esto, es su primer día.-él asintió con la cabeza.- Me pasaré al final de la mañana para ver qué tal te ha ido, ¿de acuerdo?
- Claro.-contesté y se fue dejándome allí con ese chico que en seguida empezó a explicarme donde estaban las cosas y demás.

La mañana pasó bastante bien, la verdad es que por suerte había pillado el tranquillo y Matt me había ayudado con cualquier cosa que necesitaba. Un rato antes de que terminara mi turno, vino Denise, como había dicho y estuve charlando un rato con ella. La verdad es que era una mujer muy agradable. Después volví a casa, como era viernes, íbamos a tener otra de nuestras noches de chicas,  estaba preparando las cosas cuando me sonó el móvil.

- ¡Hola pequeña!-sonreí.
- ¡Lou! Gracias por las flores, son preciosas, me encantan.-le escuché reír.
- Sabía que te gustarían. ¿Qué tal tu primer día de trabajo?
- Muy bien, la dueña es muy amable y mi compañero también.
- ¿Compañero? No me dijiste que ibas a tener un compañero.-dijo y no pude evitar reír.
- ¿Estás celoso?
- ¿Yo? No claro que no.-
- No tienes de que preocuparte y lo sabes.-suspiré.
- Lo sé, era una broma, pequeña. ¿Qué tal vas con los preparativos de la boda? Odio que tengas que estar haciéndolo tú sola todo.
- Bien, bien, bueno, tengo a las chicas, me están ayudando con todo, de hecho tienen que estar al llegar.
- ¿Noche de chicas?
- Ajá.
- Entonces mejor te dejo y mañana hablamos, ¿vale?
- De acuerdo. Hasta mañana entonces, Lou.
- Te quiero pequeña.-sonreí ampliamente.
- Y yo a ti.
- Pero yo más.-
- Yo más.-y colgué rápidamente riendo. Un minuto después recibí un whatsapp suyo: “Eres una tramposa, no vale colgar.”

Terminé de preparar las cosas para cuando vinieran las chicas, y un rato después, sonó el timbre. Por una vez llegaban todas al mismo tiempo. Nos saludamos con un abrazo y nos pusimos a cenar mientras hablábamos de cosas de la boda, cada una se había encargado de una cosa: Emma estaba con el restaurante, Alice con la iglesia, Rose con las flores y Ashley me ayudaba con la luna de miel mientras yo intentaba hacer la lista de invitados. Mañana sería un día clave: iríamos a elegir mi vestido y el de las damas de honor, que por supuesto eran ellas y mi hermana, tendría que hablar con Lou sobre eso, ya que de testigos irían los chicos pero me faltaba uno, digamos que para hacer de pareja de mi hermana. El padrino sería mi padre y la madrina, Jay por supuesto, que además me había llamado para decirme que mañana vendría a Londres con las niñas y así me ayudaban también con el vestido. Seguimos charlando durante la cena y después, como siempre teníamos por costumbre, nos contábamos nuestras cosas comiendo unas palomitas y escuchando algo de música.

Al día siguiente, después de desayunar y vestirnos, salimos en dirección a la tienda, habíamos quedado allí a las diez con Jay.

- ¡Carol! –dijeron las gemelas viniendo hasta mí. Me agaché para quedar a su altura y me abrazaron.
- ¿Qué tal todo pequeñajas?
- ¡Bien! –dijeron a la vez. Me levanté para ir a saludar a Lotte y Fizzy y por supuesto a Jay.

Entramos en la tienda y en seguida, la dependienta, muy amable empezó a enseñarnos vestidos en un catálogo para hacer una selección y probarme después los que más nos hubieran gustado. Tras una media hora catálogo para arriba, catálogo para abajo, habíamos seleccionado tres vestidos entre todas, así que había llegado la hora de probárselos. Me metí al probador mientras las chicas esperaban fuera. Salí con el primero, que era el que menos me convencía de todos, era de tirantes y tenía un escote un poco raro. “Ese no, ese no, siguiente” dijeron casi todas a la vez cuando salí y entre risas volví dentro. El siguiente tenía un tirante en el lado derecho y era bastante pegado. Salí pero en esta ocasión había opiniones divididas: Jay, Emma y Alice decían que las gustaba y a todas las demás no. A mí no me desagradaba pero pensaba que si ya era difícil moverse con un vestido de novia, con ese que iba pegado, más todavía. Volví al probador a por el último, para mi gusto, el más bonito: palabra de honor, con unos pequeños detalles florales bordados en la cintura donde empezaba uno de los tres volantes que hacían la cola del vestido. Cuando salí, se levantaron llevándose las manos a la boca.

- ¿Tan mal está? –pregunté mirándome en el espejo. Yo no me veía mal, es más, me gustaba mucho aquel vestido.
- Al contrario.-dijo Ashley.
- Estás preciosa.-dijo Jay sonriendo.

Alice se acercó, dándome el velo que le había entregado la dependienta, me lo puso por encima y volví a mirarme al espejo.

- Cuando mi hermano te vea así, le va a dar algo.-comentó Lotte haciéndonos reír a todas.
- ¿Entonces este? ¿No miramos más? –pregunté.
- Cuanto más miremos, peor.-dijo Emma.
- Además, este es perfecto para ti, ¿para qué buscar más? –dijo Rose.

(Alice)

Otras dos semanas más y ya estábamos en el avión camino a Dublín a ver al fin a nuestros chicos. Cada vez echaba más de menos a mi pequeño irlandés, le necesitaba a mi lado, aunque con los preparativos de la boda de Carol y Louis estaba algo más distraída y hacía que los días pasaran algo más deprisa. Llegamos al aeropuerto de Dublín sobre las ocho de la tarde y después de saludarnos con un montón de besos y abrazos, fuimos a cenar todos juntos, en parte, era la celebración atrasada (y mucho) del cumpleaños de Harry.

Cuando terminamos, volvimos al hotel, entré al baño a ponerme el pijama y cuando salí me encontré con Niall tumbado en la cama, mirándome.

- ¿Qué me miras? Ya sé que estoy gorda y fea pero tampoco es para que me mires así.-dije sentándome en la cama, dándole la espalda.
- Eh, ¿quién ha dicho que estés gorda y fea? –dijo abrazándome desde atrás.- Bueno, gorda, un poquito.-pasó la mano por mi tripa, que cada semana aumentaba un poco más.- Pero fea nunca.-besó mi mejilla. Una lágrima recorrió mi mejilla.- ¿Qué pasa, Alice? –dijo levantándose la cama para ponerse frente a mí.- ¿Por qué lloras, princesa?
- Es que no lo entiendo, Niall, no entiendo porqué estás conmigo cuando podrías tener a miles de chicas mucho mejores que yo y…-no me dejó terminar.
- ¿Se puede saber de qué hablas? –quitó mis lágrimas pasando su dedo por mi mejilla.
- Ya te lo he dicho, ¿por qué yo, Niall?
- ¿Cómo que por qué tú? Porque eres perfecta para mí, porque me haces feliz, porque le das sentido a mi vida, porque te quiero, Alice, te quiero y a estas alturas deberías saberlo muy bien.-sonrió tocando mi tripa de nuevo.- Y ni se te ocurra volver a decir que estás fea,  ¿me oyes? –besó mi frente.- Estás más preciosa que nunca.-se tumbó de nuevo en la cama y yo a su lado. Me daban estos “ataques” repentinos algunas veces. Supongo que eran cosas del embarazo.
- Perdón, Nialler.-dije mientras me abrazaba.- Últimamente estoy algo llorona y no sé ni lo que digo.
- O sea que me estoy perdiendo la fase sensiblera del embarazo, ¿no? –le miré y sonrió.
- Supongo que sí.-sonreí también. ¿Veis lo que os digo? Odio los cambios de humor así de buenas a primeras.

(Louis)

Volvimos del restaurante y cada uno fue a su habitación del hotel, lo normal hubiera sido salir de fiesta un rato pero lo que más nos apetecía era pasar el poco tiempo del que disponíamos durante ese fin de semana con nuestras chicas.

- ¿Dónde vas ahora? –me preguntó sacando su pijama de la maleta.
- A darme un baño, ¿te vienes?
- ¿A estas horas? –asentí con la cabeza.
- Hay un jacuzzi impresionante, además, usted señorita, me debe un baño.-dije cogiéndola por la cintura.
- ¿Yo? ¿Desde cuándo?
- Aquel día en tu casa.
- ¿Aun te acuerdas? –rió.
- ¡Claro! ¿Qué te crees, que no tengo memoria? –se quedó pensativa unos segundos.- Mejor no contestes a eso, venga vamos, yo lo preparo.-besé su hombro y me metí al baño. Llené el jacuzzi de agua caliente y la esperé dentro. No tardó en aparecer por la puerta y meterse conmigo. Ella apoyaba la espalda en mi pecho mientras yo recorría su brazo de arriba abajo con mis dedos.- El otro día vi fotos tuyas en twitter, ¿sabes?
- Últimamente hay periodistas por todos lados.-dijo echando la cabeza hacia atrás, apoyándola en mi hombro.
- Es muy molesto, ¿verdad?
- Un poco a veces, pero es igual, supongo que es cuestión de acostumbrarse.
- Había una tuya con tu compañero, ¿Cómo dijiste que se llamaba?
- ¿Con Matt? –preguntó mirándome.- ¿Dónde?
- En la puerta de la tienda, supongo que habríais salido de trabajar.
- Pues seguramente, es en el único sitio donde le veo.
- Bueno, había otra con él en un Starbucks.
- Lou.-me llamó y la miré.- No estarás pensando que… -no contesté, desvié la mirada.- Louis, mírame.-puso su dedo bajo mi barbilla haciendo que la mirara directamente a los ojos.- Sabes como es la prensa, seguramente iríamos a por un café a media mañana, eso es todo.-resopló.- Sabes que no hay nadie más que tú, confía en mí.-apoyó su frente contra la mía.
- En quien no confío es en él, he visto cómo te mira en esas fotos, Carol.
- ¿Y qué más da eso? Yo estoy enamorada de ti, no de él; me voy a casar contigo, no con él.-asentí levemente con la cabeza.
- Prómeteme que tendrás cuidado, no quiero que te seduzca y perderte.-dije prácticamente susurrando.-
- No me va a seducir, el único con ese poder eres tú.-sonreí y unimos nuestros labios. Aun así no me quedaba muy tranquilo, no me inspiraba confianza, tendría que ir yo personalmente a darme una vuelta por allí y dejarle claro que ella era solamente mía.- ¿Sabes? En el fondo me gusta que te pongas celoso.-dijo aun sobre mis labios mientras sonreía.
- No estaba celoso.
- No, claro que no.-dijo irónicamente salpicándome un poco de agua.
- Solo me gusta recordarte de quién eres.-susurré en su oído, mordiendo levemente su oreja después.
- ¿Primero sale el Louis celoso y ahora el posesivo? –rió.
- Es posible.
- Es igual, ambos me encantan.-sonrió de nuevo, rodeando mi cuello con sus manos, atrayéndome a ella para volver a besarnos.

¡Hola, hola! Aquí otro capitulo, espero que os haya gustado. Ya se acerca la boda *-* pero claro, antes pasará algo, ya os dije que el rosa desaparecerá momentaneamente de la fic... Subiré en cuanto pueda. Os quiero y muchísimas gracias por todo. Ah, os dejé el link al vestido *-*
Sarai.

20 comentarios:

  1. Varias cositas mis querida besuga,a primera el Matt ese hay dios que mal me ha caido, la segunda dios lo que le dice Niall a Alice ME CAIGO MUERTA SE PUEDE SER MAS PERFECTO gansjaksbsdjbasj la tercera, la tarjeta de san valentin de Lou ahejabsjssjsj otra mas, como el matt ese del cuerno se meta por medio(que fijo que lo hace) te juro que lo estroncio, te juro que lo asesino virtualmente y por ultimo pero no por ello menos importante ME ENAMORE DEL VESTIDO DE CAROL ahskabsjabsj, bueno y que aunque el siguiente ya no sea de color de rosa, tengo ya muchas ganas de leer :) subre prontico besuga, te loveo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tiene que aparecer alguien a meter las narices donde no le llaman... Es que sí, este irlandés es tan azbfsjhdfvbsdjhxvbjshbdfvjhsfvgdf. Cierto, yo recibo algo así y muero *-*
      JAJAJAJAJA Yo si fuera él, solo por tu amenaza, me estaría quietecito xd
      ¿Si verdad? ME ENCANTA.
      Gracias, te quiero besuguita *-*

      Eliminar
  2. Hellooooooooooooooou:D!
    ¿Me has echado de menos, verdad? JAJAJAJJA naaaa si siempre estoy por aquí xD
    Alucino elefantes con los capítulos que escribes, you know? Me encantan, enamoran y muchas cosas más:$ jijijiji
    Aggggggggg Matt no me cae bién:(
    Aiaiaiaiai Alice y Nialler ♥ Super monooos:)
    Jojojojo Louis está celoooosoooo *.* jusjus
    Sigue prontísisisiisisimooooo!
    Besooooooooooooos♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJA Siempre es agradable verte por aquí *-*
      Awwwwwwwwwwww muchas gracias!
      JAJAJAJA Hm...¿será bueno? ¿o quizás malo?
      Siii *_______________*
      Un pelín :P
      Besos <3

      Eliminar
  3. Hola!!! Me encanto el cap, esta muy bueno. Seguila que me encanta la noveee!!! Muchos besoos <3
    Love u Aru

    ResponderEliminar
  4. Dioooos Sarai la vas a pifiar, lo se yo que te conozco... ains con lo monos que son juntos no los separes plzzzzzzzzz
    jajajjajajajajaja Couis 4ever ! jjajaja y Alice es tonta pero supongo que son cosas del embarazo...
    El vestido es asdfghjklkjhgfd queda dicho ;3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién ha dicho que vaya a separar a Couis? :P
      JAJAJAJA Supones bien, el embarazo que es lo que tiene....
      ¿Si verdad? *____________* Thanks <3

      Eliminar
  5. No puedes separarlos ahora ¿vale? Se van a casar y no se quién estará más emocionada por la boda si ellos o yo jajajaja.
    Dios lo que le dice Niall es tan aswdfghsdfses que muero (lo admito soy muy cursi)
    ME ENCANTA EL VESTIDO DE CAROL LO JURO.
    Tienes que poner una foto de Matt.
    Bueno no tengo mucho más que decir salvo que amo tu novela
    Un besote <33

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, vale pero...no prometo nada la verdad 8) JAJAJAJA Seguro que tú :P
      Bah, es igual, yo también lo soy *-*
      ES PRECIOSO.
      Tomo nota, en el siguiente capi pongo una fotillo :)
      Gracias <3

      Eliminar
  6. Oh no. Oh no.TU NO LOS VAS A SEPARAR!!!!! NO AHORA!!! hahq. Okay... me pongo histerica. Hahq. En fin, se que por mucho qu t diga! Ue no lo hqgas. Lo haras. Hqha. Soy eecritora, se como somos, en fin. Me encanto. Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos...a veces malas JAJAJAJA pero es que si no...serían aburridas las historias *-* Gracias <3

      Eliminar
  7. va a ser por culpa de matt!mierda!bueno me encantaa!subee pronto(:

    ResponderEliminar
  8. ME ENCANTA
    por cierto que preciosidad de vestido.......... y de novio y de damas de honor y de acompañantes y de novia...
    por que lo bonito se acaba siempre??? espero que no sea muy grabe. sube pronto que me encanta
    KISSES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIAS.
      Es genial, jajajaja si todo *_*
      Hm...porque es así la vida, supongo... :D
      <3

      Eliminar
  9. Dios,no habia tenido tiempo de leer el cap.
    pero OMG! esta super nice, me encanto te lo prometo! C:
    porfaaaaa,actualizaaa yaa! me encanta leer tu nove

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. zajhbvjhdzcbvj hsxbfvjhsf muchas gracias.
      En cuanto pueda *-*

      Eliminar
  10. Aaaaawwwwww *-* Me encanta tu novela; siento no haber puesto comentario en los otros capis, estaba demasiado diatraida leyendooo! Aiiins que monos son todooos, loos adoroo, son perfectoooos!Exijoo siguienteeee capiii yaaaaa!
    Un besazoo preciosaa^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Awwwwwwwwwwwwwwwwwwww muchisimas gracias! Me alegro que te guste tanto!
      En cuanto pueda subiré (seguramente mañana)
      Un beso <3

      Eliminar